Saltar al contenido

Cómo acabar con el spam en el email marketing

correo no deseado

El email marketing es una herramienta excelente porque te permite tener una comunicación fluida y poco intrusiva con tus suscriptores.

Sin embargo los usuarios que hacemos uso del emailing, corremos el riesgo de caer en la carpeta del spam,

Esto dificulta mucho que el destinatario pueda llegara leer el email.

Un email que acaba en el spam, es por lo general un email que no se abre.

Un email que no se abre, supone una pérdida de tiempo y de esfuerzo para los marketers que integramos esta herramienta en nuestra estrategia.

Si estás haciendo uso del correo electrónico para enviar información valiosa a tus suscriptores, este artículo tiene un gran valor para ti.

En este post, vas a descubrir que es el spam en el email marketing, como puedes evitarlo y cuales son las malas prácticas que debes abandonar.

Definición del spam en el email marketing

Solo cuando identificas un problema, eres capaz de dar una solución.

Antes de meternos en materia, lo primero es tener claro que se considera spam en el email marketing

Estas son cuatro practicas que se consideran spam:

  • Correos que se envían a un usuario sin su permiso, es decir, sin que previamente se hayan dado de alta en un formulario de suscripción.
  • Envíos masivos de correo a listas que no lo hayan solicitado.
  • Emails que se mandan desde un dominio de baja reputación.
  • Correos enviados desde un remitente falso.

Para que lo tengas mas claro, tus correos van a acabar en el correo no deseado de los usuarios si se trata de correo no solicitado, de correo masivo o de correo con remitente anónimo.

Si usas el email marketing como parte de tu estrategia en Internet, es probable que hayas respetado las reglas descritas previamente y que aún así, tus emails terminen en el spam.

La causa de esto, puede ser que utilizas elementos de texto que no aceptan los proveedores de correo, por ello, también puedes acabar en la carpeta del spam.

Por qué no deberías terminar en la carpeta del spam

Implementar malas prácticas, va a hacer que seas considerado un spammer.

La consecuencia, es que tu dirección de correo puede acabar en las famosas listas negras, algo que no te conviene para nada.

Antes de darte las soluciones para que tus campañas de email marketing no acaben en el spam, te voy a hablar de las consecuencias negativas de ganarte una reputación como spamer.

Mala reputación: Este es la consecuencia negativa más obvia.

Es igual lo importante o relevante que sea tu información, los usuarios van a tener miedo de abrir tu correo.

Por ello tu trabajo no solo va a caer en saco roto, además vas a perder a prospectos y a clientes potenciales.

Tus métricas van a caer: Cuando tus proveedores de correo te marcan como spam, los clics y las aperturas caen en picado, como consecuencia de la escasa confianza de los usuarios.

Daño a tu imagen de marca: Cuando tus emails aparecen en la carpeta de correo no deseado, la imagen de tu marca o de tu negocio sale perjudicada.

Esta no es una cuestión menor porque la imagen lo es todo en Internet.

Vas a tener muchas bajas: Esto es una consecuencia de todo lo anterior, si eres considerado un spamer, gran parte de tus suscriptores te van a decir “hasta la vista baby”.

Puedes terminar en las listas negras: Las listas negras o black list, son bases de datos con direcciones IP que hacen uso de malas prácticas en sus envíos.

lo peor no es esto, lo peor es que las listas negras son como un agujero negro, cuando entras es muy difícil salir.

Cómo hacer que un correo no llegue al spam

Ya tienes una idea más clara de qué es el spam en el email marketing y cuales son sus nefastas consecuencias.

En ocasiones, los negocios que hacen uso del correo electrónico para hacer marketing, comprueban con desesperación como sus gestores de correo siguen enviando sus emails al spam.

Algunos usuarios acaban rindiéndose y no dan solución al problema, lo que destruye su reputación y hace que la mayoría de sus correos no se abran.

No hay que dejarlo pasar, debes ser consciente de lo que estás haciendo mal, para solucionarlo y que todo vuelva a la normalidad.

Seguro que quieres saber que tienes que hacer.

Pues bien, a continuación, las malas prácticas que debes abandonar para que tus correos no caigan en el spam.

1 – Escribir demasiado texto

Lo bueno si breve dos veces bueno.

Este es un mantra que deberías aplicar en todos los correos que envíes a tus suscriptores, si no quieres acabar en la carpeta de correo no deseado.

Esta es una gran solución para el spam.

No utilices frases demasiado largas, ve directo al asunto y utiliza frases cortas.

Otra cosa, las imágenes quedan muy bien en los correos, de hecho todas las plataformas de email marketing te dan la opción de insertar imágenes con texto.

Lo que no te dicen en estas plataformas, es que si creas textos con imágenes en tus emails, corres el riesgo de que el correo no llegue.

Yo no envío imágenes en mis correos, te recomiendo que hagas lo mismo.

2 – Utilizar lenguaje prohibido

Existen una serie de palabras prohibidas o spamwords que no deberías utilizar, si no quieres que tus campañas de email marketing acaben en el spam.

Hay palabras que no deberías utilizar nunca, hay otras que solo podrás usar muy de vez en cuando.

Algunas de estas palabras prohibidas son “gratis”, “dinero”, “promoción especial”, “100%” o “sexo”.

Lo que interpretan los gestores de correo cuando utilizas estas palabras, es que solo estás tratando de promocionarte y que te importa muy poco proporcionar contenidos de valor.

En resumen, no utilices spam words, si no quieres acabar en el correo no deseado.

Si quieres conocer las 99 palabras prohibidas que debes evitar en el email marketing, te recomiendo este artículo de Mailify.com.

3 – Frecuencia de envío demasiado alta

Otra cosa que deberías evitar para no caer en el spam, es ser demasiado agresivo en la frecuencia con la que envías emails a tus suscriptores.

Algunos usuarios piensan que parte del éxito de sus campañas de email marketing, reside en que la frecuencia de envío sea elevada.

Piensan que si pueden enviar un email al día está bien y si pueden enviar varios emails al día, pues mejor que mejor.

Esto esun error, esta lógica llevará a tu email directamente al spam.

Debes encontrar un equilibio entre no parecer demasiado pesado y no dejar que pase demasiado tiempo entre cada uno de los correos.

4 – Emails de poco interés para los suscriptores

Cuando una persona se suscribe a tu newsletter, lo hace porque espera recibir información de interés.

Pero tus suscriptores no son los únicos que buscan contenido relevante y de calidad.

Los gestores de correo electrónico, también te van a exigir lo mismo.

Por ello si el email no es relevante, puede acabar en el spam.

Para evitar esto, lo que deberías hacer es segmentar bien al público y ofrecerles buenos contenidos.

5 – Enlaces extraños

Los enlaces con caracteres sospechoso, son candidatos a aparecer en la carpeta del spam.

Cuando hablo de enlaces raros o sospechosos, me refiero a aquellos en los que aparecen caracteres que normalmente no son normales en las url (&, %, $, !, etcétera).

Por eso si quieres que tus correos sean entregados in incidencias, asegúrate de que la estructura de tus URL sea la correcta.

Si no es así,serás penalizado de inmediato.

Buenas prácticas para evitar el spam en tus email

En el apartado anterior, he echo énfasis en las prácticas que debes evitar para que tu email marketing sea efectivo.

A continuación, algunas prácticas que debes implementar en tus campañas de email marketing, para asegurarte de que la entrega no termine en la bandeja del spam.

Haz envíos de prueba: Como ya sabes, la calidad del dominio es un factor que debes tener en cuenta en tus campañas de email marketing.

Para asegurarte de que la calidad de tu envío sea la correcta, lo mejor que puedes hacer, es hacer pruebas de envío para asegurarte.

Pide la aceptación de los suscriptores: Solicita a los suscriptores que te pongan en la lista de destinatarios deseados, así evitarás futuras complicaciones.

Nada de archivos adjuntos: Evítalos, solo te van a traer problemas, en lugar de adjuntar archivos, haz una llamada a la acción y coloca un enlace.

Incluye enlace a la versión de escritorio (web): Cada usuario va a ver tus correos desde un dispositivo y desde un gestor de correo distinto.

Para evitar problemas de visualización, añade un enlace a la versión web de los mismos.

Limpia de la base de datos: Esto es algo que deberás hacer de vez en cuando para depurar tu lista, la calidad es mejor que la cantidad.

Respeta el RGPD: Si no quieres caer en el spam con tu email marketing, debes respetar las directrices del nuevo Reglamento General de Protección de Datos.

Para ello debes adaptar los textos de aviso legal, política de privacidad y los formularios de suscripción.

También tendrás que tratar de forma correcta los datos de los suscriptores.

¿Estás implementando buenas prácticas para evitar el spam en tu email marketing? Coméntanos tus impresiones.