Saltar al contenido

Por qué debes crear un embudo de ventas para triunfar con tu marketing digital

funnel de ventas

La automatización de los procesos, es una de las claves para que puedas triunfar con tu marketing digital.

Gracias a ello, vas a poder vender en Internet a personas que no conoces de nada.

Para que esto sea posible, tienes que construir un embudo de ventas.

Vamos a visualizar.

Sabes que forma tiene un embudo, ¿verdad?

Es ancho en la entrada y muy estrecho en la salida.

El embudo de ventas online es igual.

Ojalá todas las personas que entran en tu principal fuente de prospección de clientes como tu blog, tu lista de suscriptores o tus redes sociales, pudiesen convertirse en clientes.

Pero como bien sabes, esto no es así.

De las miles de personas que toman contacto con información sobre tus productos o servicios, solo un pequeño porcentaje acaba convirtiéndose en cliente.

Este proceso de “filtrado”, es aplicable y es igual tanto en las grandes empresas como en los pequeños emprendimientos.

Crear un embudo o funnel de ventas en tu estrategia de marketing, te va a permitir conocer mejor a tus clientes, para proporcionarles la información necesaria para que aprieten el botón de compra.

Crear un funnel de ventas aumenta la confianza de tus prospectos

Como consumidor que eres, sabes que uno solo compra si tiene confianza en quien le está ofreciendo algo.

Si un desconocido te para por la calle y te quiere vender un teléfono vas a desconfiar de él, desconoces de donde procede y cuál es su estado real.

Sin embargo si vas a comprar un teléfono a un establecimiento comercial, sabes que lo que te están vendiendo tiene un origen lícito y los productos pasan un control de calidad.

La palabra clave aquí es la confianza.

Lo que sucede en las ventas por Internet, es que en muchas ocasiones ese proceso de confianza no se genera en el momento y es preciso construirla.

Se calcula que las personas que están valorando hacer una compra en Internet, revisan la información hasta siete veces, antes de decidir hacer esa compra.

En este contexto, es una estrategia muy inteligente implementar un embudo de venta online para vender tus productos en Internet.

Con un embudo podrás ofrecer información cada cierto tiempo a esa persona informándole sobre los beneficios de tu producto.

Otra cosa que hay que tener presente es que para vender en Internet, hay que ofrecer valor.

Ese valor se proporciona a través de informaciones relevantes para el usuario.

Esta es la única forma para que una persona que no te conoce de nada, acabe confiando en ti.

Ten por seguro, que no vas a vender mucho en Internet, si no ofreces información de valor.

En definitiva, la clave para hacer una venta en Internet es la confianza, sin confianza no hay ventas.

Para generar esa confianza, la creación de un embudo de venta en tu estrategia de atracción de clientes, es fundamental.

Ejemplos de embudos de marketing digital

Dependiendo de tu tipo de negocio y de los objetivos que quieras alcanzar, existen dos tipos de embudos de marketing o de ventas online que puedes utilizar.

Embudo de ventas corto

Estos embudos están formados por pocas acciones, el objetivo de su implementación en tu web, es el de conseguir una venta específica.

El embudo de ventas corto es muy fácil de crear, además son muy eficientes a la hora de captar tráfico cualificado, el uso de estos embudos está muy extendido.

Cuando te anotas en una lista de suscripción de correo porque el tema te interesa y te regalan un ebook para enviarte posteriormente más información de valor a tu correo, estamos ante un embudo de ventas corto.

Embudo de ventas largo

El embudo largo esta formado por una gran cantidad de acciones, el objetivo que persiguen este tipo de embudos es el de segmentar las ventas.

Los embudos de conversión largos, son bastante efectivos a la hora de cerrar ventas con clientes indecisos, a los que les cuesta más comprar.

Estos embudos, son bastante más complejos que los anteriores ya que permiten hacer cosas como reorientar a los prospectos a otras ofertas.

Los embudos de ventas largos se suelen implementar en negocios que cuentan con distintas líneas de productos.

El método AVS y los embudos de marketing

Tras lo leído hasta ahora en este post, ya tienes una idea bastante clara de la importancia de implementar un embudo de ventas.

Una vez decides implementar el embudo, tu trabajo es el de aumentar el porcentaje de personas que salen del embudo convertidos en clientes, en relación al total de personas que entran en él buscando información.

Para conseguir esto tienes que aplicar el método AVS.

El método AVS, consiste en Atraer, Vender y Sorprender.

Para que el método AVS sea efectivo para aumentar el número de prospectos, tendrás que hacer una investigación de cuales son las cosas que les preocupan o que es lo que necesitan las personas que te han visitado.

Esto te va a permitir darles una respuesta más ajustada sobre cómo vas a ayudarles con tus productos o tus servicios.

Estos son los tres objetivos que vas a lograr, implementando el método AVS en tu embudo de marketing:

  • Interactuar: En esta fase creas el primer vínculo con el prospecto.
  • Convertir: La conversión da lugar a las ventas de tus productos y servicios.
  • Fidelizar: Gracias a la fidelización, tus clientes te compran varias veces y hacen publicidad positiva de ti y de tus productos.

Para conocer bien el funcionamiento de un embudo, es necesario que conozcas el estado de las personas en relación a tu producto en las etapas de la venta.

Esto te va a permitir darles la información que necesiten, en cada una de las partes del proceso.

Estos son los distintos tipos de personas en relación a tu embudo de ventas.

Los 3 actores principales del embudo de ventas digital

Visitantes: Si tienes un negocio físico, los visitantes son las personas que entran en el local para ver lo que tienes.

Si tienes un sitio web, los visitantes son los lectores de tu blog o tu comunidad en las redes sociales.

En una tienda en la calle, atraes a los visitantes con una buena ubicación, un diseño atractivo o una buena atención.

En un sitio online es parecido.

Para ser localizado, tendrás que hacer SEO, ofrecer contenido de calidad, tener un sitio web que llame la atención y atender correctamente a las personas cuando contacten contigo.

Prospectos: Los prospectos son el producto de la segmentación de un grupo de personas que tienen el perfil adecuado para poder acabar siendo tus clientes.

Es tu público objetivo, los destinatarios ideales de tus productos y servicios.

Se puede decir que los prospectos están en una fase más avanzada en relación a los visitantes para apretar el botón de compra.

Por ello es importante “nutrirlos” con contenido de valor.

Para ello, es de gran valor un Lead Magnet, (cualquier tipo de contenido de valor que entregas al usuario de forma gratuita a cambio de sus datos de contacto).

Clientes: La creación de un embudo de marketing, no se limita a convertir a un prospecto en un cliente.

Puedes seguir nutriendo a la persona que ya es tu cliente, con más información de calidad.

Algunos marketers están obsesionados con la idea de captar nuevos clientes.

De lo que no se dan cuenta, es que es mucho más fácil vender a los clientes que ya se tienen que tratar de captar clientes nuevos.

Seguir mandando información relevante a tus clientes a través de tu embudo de ventas, te va a permitir vender más.

¿Qué tipo de embudos de venta estás usando? ¿Estás utilizando el método AVS?

A lo mejor también te interesa: